¿Cómo reanimar a tu equipo de trabajo?

La frustración laboral es el sentimiento que resulta de una expectativa insatisfecha, por ello, es recomendable aprender a manejarla y superarla, sobre todo en el ámbito laboral, ya que es donde pasamos la mayor parte de nuestro tiempo.


En un artículo de Raciel Sosa para FORBES México comenta lo siguiente:

frustracion-1.jpg

“Existe un principio en el desarrollo del ser humano que señala que “la energía no miente” y que es algo totalmente visible en un grupo social. En este sentido, el líder de un equipo de trabajo debe hacer contacto con la energía del grupo, y así detectar si es saludable o tóxica, lo cual se refleja en el comportamiento de las personas, por ejemplo, cuando la gente ya no quiere dar el extra, ya no cree, ya no se compromete, se convierten en “devoradores del tiempo” (le dedican demasiado tiempo al café, a comer, llegan tarde, etc.). Este tipo de desviaciones si se detectan a tiempo, se pueden corregir rápidamente y evitar un mal mayor.”

Todo lo anterior crea un efecto domino, ya que esto empieza afectar a cada integrante del equipo de trabajo, provocando enojo y frustración.

¿Cómo mantener el entusiasmo en los equipos?

Es importante establecer procesos o planes de reconocimiento cotidianos en las organizaciones, premiando aquellos comportamientos que de forma indiscutible nos van a llevar al éxito; pequeños reconocimientos cotidianos que, justamente, le permitan a la gente sentir que van avanzando en ese proceso.

Los directivos deben tener una actitud abierta para poder escuchar y comunicarse debidamente con su equipo. Esto no garantiza un ambiente laboral armonioso y mucho menos se trata de hacer el papel de madre protectora, pero sí favorece el diálogo y fluyen las ideas para atacar áreas que pueden afectar la productividad de la empresa.

Faridy Oramas