Dentro del mundo de los negocios (y en tu vida personal) es indispensable mantener el autocontrol de las emociones. Poseer una mente fuerte, asegura mejores soluciones ante circunstancias adversas, por consecuencia, una existencia más plena.

 

Vives bajo el paradigma de que para tener éxito o ser feliz tienes que seguir un manual de procedimientos específicos y puntuales. Si te sales del guión, simplemente no lo lograrás. Sin embargo, cuando eres capaz de discernir entre las acciones absolutamente obligatorias y lo que haces bajo coacción por la presión social o tus superiores, estás un paso más cerca de fortalecerte mentalmente.

 

Es una realidad que el bienestar físico se obtiene a través del ejercicio: levanta pesas, corre, realiza crossfit todos los días a las 6 de la mañana y te sentirás bien; no obstante, dichos esfuerzos son irrelevantes si no eliminas los malos hábitos, como el consumo de chatarra o alcohol. Lo mismo ocurre con la mente, tienes que eliminar malos hábitos -pensamientos negativos- si quieres que esté sana.

 

Los pensamientos negativos son creación y negligencia humana. ¿Lo peor? Se pueden convertir en costumbre e impactar de forma nociva tu vida diaria. ¿Quieres vivir en una sociedad paralizada por individuos deprimidos, enlentecidos, sin energía para conseguir sus sueños? Seguramente no, pero eso es los que te espera si no eres capaces de fortalecer tu mente.

 

Te compartimos 5 verdades ineludibles que te ayudarán a cambiar el chip cerebral y fortalecer tu mente:

 

NADIE ESTÁ A CARGO DE TU FELICIDAD, EXCEPTO TÚ
No tienes que trabajar hasta tarde todos los días; nadie tiene poder sobre ti. Por lo menos, nadie tiene más poder que el que tú le des. Eres responsable de tu propia vida, y como tal, debes elegir la forma en que quieres vivirla. No temas decir no y deja que otros también tomen un poco de trabajo extra en tareas que sencillamente toman demasiado tiempo para una sola persona o que te hacen sentir miserable.

felicidad01

 

ABANDONA LA AUTOCOMPASIÓN
Sentir lástima por ti mism@ no te hace mejorar. Nunca te convertirás en tu mejor versión, si constantemente te haces la víctima de las circunstancias, o de los demás. Quien se autocompadece, se mantiene emocionalmente desmotivada y desconfía continuamente de su potencial, lo que le impide avanzar por la vida y disfrutarla.

worried-girl-413690_1920

 

DEJA DE CREER QUE EL MUNDO TE DEBE ALGO
Si quieres que algo suceda o tienes un sueño por cumplir, empieza a construirlo hoy. Gánatelo. Tú eres la única persona que puede lograrlo, porque, de nuevo, nadie te debe nada. Otr@s pueden ayudarte, pero eres tú quien tiene que agarrar el volante: concéntrate en tus esfuerzos, acepta las críticas y reconoce tus defectos.

universe-1044107_1920


EVITA LA GRATIFICACIÓN INSTANTÁNEA

Mantente enfocado en tu objetivo a largo plazo. Es un error estar interesados solamente en resultados inmediatos, ya que estos aplazan o evitan satisfacciones más valiosas y duraderas en el futuro.

money02

 

TUS ÉXITOS SON TU TRAMPOLÍN

Enorgullécete de las pequeñas victorias. ¿Terminaste un proyecto antes de tiempo? ¿Conseguiste un nuevo cliente? ¿Mejoraste tu tiempo en natación? La sensación de satisfacción que produce el haber concluido una meta, te motivará a asumir mayores desafíos. Disciplínate para alcanzar pequeños objetivos y estarás construyendo tu propia felicidad.

boy-744261_1920

 

Sin duda, los cambios de la mente son los más lentos. No por leerlo aquí o en cualquier otro lado, automáticamente se pondrán en marcha los procesos para fortalecerla, porque en última instancia, eres tú quien ejecuta el cambio de pensamiento, lo sostiene y consolida hasta la sustitución definitiva del chip.

Lo que sí es seguro, es que en el momento en que te decidas a fortalecerla con estas verdades, serás capaz de perseguir tus sueños y de triunfar donde otros no, simplemente porque estarás asumiendo la responsabilidad de tu destino.

Permítenos guiarte en tu desarrollo, conoce nuestro taller de “Cambio de hábitos mentales”. Pide informes aquí.

 

Fuentes:

How to Overcome Obstacles in Your Life: Resilience