¿Te da miedo que el personal se vaya una vez que los capacites? Mejor que te miedo que se queden si no lo haces.

Una de las estrategias más importantes que las empresas tienen en sus manos es la formación de cada uno de sus colaboradores. La capacitación va encaminada a proporcionar conocimientos, desarrollar habilidades y modificar actitudes del personal en todos los niveles para el mejor desempeño del trabajo.

A veces, motivar a los empleados puede ser tan simple como ofrecerles capacitación en el trabajo. Una forma muy sencilla de ganarte la lealtad de los empleados y que traigan la camiseta bien puesta es demostrarles que hay un compromiso real en su éxito; y esto lo puedes lograr al identificar oportunidades de mejora y luego darles la oportunidad de desarrollo dentro de la misma organización. Dicha capacitación puede incluir seminarios, talleres informativos y orientación por parte de los empleados de mayor jerarquía.

Para llevar a cabo una estrategia adecuada de capacitación es necesario aplicar una Detección de Necesidades de Capacitación (DNC) que te ayudará a detectar las necesidades de cada empleado para llevar a cabo sus actividades. Una vez que ya se realizó un buen DNC se pueden aplicar las estrategias, los métodos y las técnicas de capacitación con éxito. Una vez realizado el análisis se elabora un plan de capacitación que comprende las actividades que permiten el aprendizaje y así elegir las técnicas o acciones concretas del docente. Es importante realizar una evaluación de los resultados para constatar si el participante ha alcanzado los objetivos fijados. Pero aquí no termina el proceso de capacitación, es imperativo dar seguimiento para determinar los conocimientos y las destrezas adquiridas.

Invertir en Capacitación

Cuando se lleva a cabo una buena y oportuna capacitación son muchos los beneficios resultantes para ambas partes. En cada individuo ayuda a la toma de decisiones, sube el nivel de satisfacción con el puesto y motiva el logro de metas. Por su parte, las organizaciones obtienen una rentabilidad más alta, actitudes positivas, mejora el conocimiento del puesto en todos los niveles, eleva la moral de la fuerza de trabajo, crea mejor imagen, mantiene bajos costos en muchas áreas y promueve una comunicación más efectiva en toda la organización. Entre muchos otros beneficios.

No te conformes con seleccionar a trabajadores con mayores estudios o aptitudes. Sé parte de su desarrollo profesional y construyan juntos un mejor futuro para las metas de la organización. Recibe ayuda de los expertos, contáctanos.