Si hoy quieres crecer tu empresa y estás pensando en abrir una nueva plaza, es seguro que lo primero que te invada sea la inseguridad, la incertidumbre o la “certeza” que tienes sobre tus propias limitaciones. De acuerdo a Diego Pasjalidis, experto en estrategias e innovación, menos del 10% de todo lo que imaginamos que podríamos hacer se lleva a la práctica. ¿Por qué? Por el miedo, enemigo acérrimo de nuestros sueños, el gran obstáculo entre nosotros y las grandes oportunidades.

 

No hay que malinterpretar, el miedo puede ser productivo, incluso necesario. Al sentirlo, reconocemos los posibles baches en el camino y nos permite tomar las medidas necesarias para esquivarlos. Sin embargo, cuando hacemos predicciones o anticipamos consecuencias, solemos desviarnos hacia un mundo apocalíptico envuelto en llamas; asfixiamos nuestra ambición e incipiente espíritu emprendedor obsesionados en un futuro que probablemente no ocurra. Por eso, es nuestra obligación aprender a superarlo.

 

Si quieres vencer los miedos te debes comprometer a investigar tus sentimientos y emociones para conocerlos y saber controlarlos, corregirlos o vencerlos. Te compartimos unos cuantos consejos para lograrlo.

Identifica tu miedo

¿A qué le tienes miedo? Reconoce cuál es tu miedo y dónde se origina. Por ejemplo, muchas veces decimos que nuestro miedo más intenso es hablar en público, sin embargo, realmente escondemos una condición más profunda, como lo son el miedo al ridículo, al fracaso o a experimentar rechazo.

Tip: No te tomes tan en serio, ríete de ti mismo y otórgale menos importancia a tus errores (no los escondas), te ganarás el respeto de los demás ya que proyectarás proximidad.

Rechaza tu miedo

El miedo es una enfermedad, para curarte tienes que tratarla. Elimina el pensamiento de que existe. La repetición crea credulidad, y cuanto más se cree, más difícil será superarlo. Basándonos en la afirmación anterior, podemos confirmar que lo mismo sucedería si nos dedicamos a fomentar el pensamiento positivo.

Tip: Párate frente al espejo todas las mañanas y repite durante 5 minutos “no tengo miedo de (insertar el miedo)”. Lo dirás tantas veces que se volverá una realidad.

Plantéate todos los escenarios posibles

Muchos de nuestros miedos son alimentados por la incertidumbre. Tememos que el posible resultado sea todo menos favorable y ahí reside nuestra verdadera batalla. Pero ten la seguridad que aunque el peor escenario se manifestara aun así tendrías un gran aprendizaje para el futuro.

Tip: No le des alimento ficticio al miedo. Piensa en todo lo que pasaría si haces lo que temes, enfócate en las cuestiones negativas si así lo deseas, pero no olvides lo positivo. Te vas a sorprender.

La acción es el enemigo del miedo

Lo que diferencia a una persona exitosa de aquellos que dejan que el miedo los petrifique, es la fuerza de sentirlo y actuar a pesar de él. Enfrenta tu miedo, permite que tu mente se active y avance. Cuando haces lo que temes, se extingue el miedo.

Tip: Si, de nuevo, tu “miedo” es hablar en público, trata de hacerlo primero en un pequeño grupo de conocidos, luego aumenta el número de personas e incluye desconocidos, al final podrás saltar a un número mayor de personas –la mayoría desconocidas-… Así lo irás afrontando poco a poco y comprobarás que no sucede nada, el mundo sigue girando. Practicar hará que vaya disminuyendo el miedo y te desenvuelvas con más naturalidad.

 

En todos los campos de la vida, debemos ser conscientes de que realmente no hay nada que temer; el miedo no es tangible, nosotros lo validamos día a día con base a lo que percibimos y a nuestros pensamientos y experiencias. ¡No tengas miedo! Los riesgos siempre son más pequeños que las recompensas que te esperan.

 

¿Quieres fortalecer el desarrollo humano de tus colaboradores? Contáctanos para tomar nuestros cursos de Motivación y Superación Personal.

supera el miedo con acción

 

Fuentes: